vampires

TRATADO FILOSÓFICO

Nuestra Génesis

Por Phillippe Lemoine

Hablar de la figura del vampiro siempre es arriesgado, dada la gran cantidad de información que se posee o se cree poseer.  Es posible que no se pueda hacer un estudio exhaustivo gracias a los muchos temas que conforman la historia y la cultura de este ángel caído: el vampiro.

564940_377916465562259_1456898893_nCiertamente, para algunos autores resultará fácil escribir sobre ellos ya que la creencia sobre este fenómeno continúa vigente; ha ido modificándose y evolucionando con el tiempo.  Son muchos los testimonios orales recopilados de forma escrita, así como las leyendas, los tratados y los mitos forjados a su alrededor.  Huelga decir que no todos son veraces y solo se centran en la parte más morbosa en cuestiones de vampirismo.

He de aclarar un punto importante antes de continuar: el vampiro está presente en cada uno de nosotros, rige nuestros ciclos de vida y de muerte, y es por esto que nuestra fuerza de sugestión es poderosa.  Hay una curiosa combinación de lo real con lo irreal, entre lo que nos impulsa y lo que alimenta nuestros propios anhelos.  Nuestra fuerza reside en que nadie da por hecho que realmente existimos, aunque muchos nos busquen en un desesperado intento por confirmar sus teorías; siempre albergarán la duda y el temor a descubrir que hemos estado allí desde antes de la Creación.

Ahora toca aclarar cuáles de las características que nos han atribuido se acercan a nuestra verdadera naturaleza y cuáles son producto del folclore y de las distintas culturas y creencias, a lo cual hay que añadir, por puesto, todos los poderes y rasgos presentados por la literatura en todas sus manifestaciones, el arte, la religión y el cine.  Me halaga que nos vean como «dioses de la oscuridad y del caos».  Lo cierto del caso, es que no están muy alejados de la verdad.  Aunque tanta publicidad no beneficia a llevar una vida encubierta y tranquila y crea una imagen de nosotros un tanto desvirtuada.  A pesar de la modernidad y de los cambios en el mundo, continuamos siendo «tradicionales» en nuestra esencia y principios.  Evidentemente, no haré ningún tratado filosófico al respecto, solo trataré de resumir en este ensayo algunas de estas cuestiones. 16129

Los vampiros no somos «no muertos» aunque muchos se empeñen en admitirlo.  Somos criaturas diferentes, eso es todo, simple y llanamente.  A la iglesia, en concreto, a la religión cristiana, le convenía tener una excusa perfecta para el mal que acechaba en el corazón de los hombres; las supersticiones fueron la clave para alimentar las diversas doctrinas esotéricas al respecto.  Gracias a esto, buscaron en las Santas Escrituras todo aquello relacionado con los malvados de corazón: en el corazón es donde se traman las cosas incorrectas, pensamientos erróneos o inmorales, según las creencias.  De esta manera, atacar el corazón se convirtió en una manera eficaz de terminar con nuestra temida eternidad.  Por consiguiente, las estacas aumentaron la popularidad entre los exterminadores, tanto los profesionales como los chapuceros.  Lo único cierto es que cualquier arma sirve para matar si se apunta directamente al corazón, sea vampiro o no.

Lo mismo se aplica a la famosa decapitación.  Se tenía la creencia de que la espada era símbolo de pureza, pues representaba a la espada de fuego usada por el Arcángel Uriel cuando desterró al Demonio del Paraíso.  De nuevo, la Biblia sirvió como ejemplo a seguir.  Aunque existe otra relación descubierta, derivada de rituales prehistóricos, donde se tenía la creencia de que en la cabeza residía el poder espiritual; si se eliminaba esa fuerza el vampiro desaparecía.

En cuanto a la cremación, no debemos olvidar que el fuego es sinónimo de purificación en la Biblia.  Dios siempre aparece con forma de fuego.  Hay otros ritos relacionados con el fuego que provienen del precristiano.  La cremación  se practicaba en África también, así como en casi todas las regiones donde su uso tenía un fin común: acabar con la plaga del vampirismo.

009_maxResulta curioso que gracias a la imagen del murciélago y de otras criaturas voladoras como seres inmundos representados en el Levítico y en el Deuteronomio, nos hayan atribuido la capacidad de convertirnos en estos animales.  También otras culturas africanas tenían la creencia de que el alma del muerto podía residir en un animal.  Nosotros, los vampiros, con el paso del tiempo podemos desarrollar ciertas características de trasmutación.  Es lo que los humanos conocéis como «magia».  Durante milenos hemos practicado la alquimia y otras ramas del saber y de la ciencia.  Por lo tanto, no solo podemos convertirnos en algún animal sino también en cualquier elemento de la naturaleza.  Tal vez algunos me llamen hereje, pero estoy convencido de que formamos parte del equilibro y de la propia naturaleza, sin nosotros la balanza estaría trastornada, porque la coincidencia de los opuestos es real y nada existe sin su opuesto.  Pero no quiero adelantar mis conjeturas, nacidas no solo de mis estudios sino también de mis experiencias.

Los vampiros nos nutrimos exclusivamente de sangre.  Así de sencillo.  En la sangre reside nuestro valor.  La sangre es vida, como reza en la Biblia.  Tal vez sea lo único cierto allí descrito.  Nada nos sacia.  Nuestro impulso es depredador.  Por eso tomamos la vida de otros seres vivos.  Somos adictos a la droga roja que corre por las venas, cálida y exquisita.  Paradójicamente, en la muerte encontramos la energía que necesitamos y damos paso a una nueva forma de vida.  Por lo tanto, y eso podrá resultar un tanto chocante, somos creadores, pequeños dioses.  Y nuestra supremacía es definitiva.  Muchas tribus practicaban el canibalismo y bebían la sangre de los vencidos en batalla para adquirir su fuerza.

Y como dioses succionadores de sangre, siempre hambrientos, han tejido a nuestro alrededor toda clase de leyendas, mitologías y religiones.  Han ofrecido sacrificios y rituales para aplacar nuestra furia y venerar una forma de poder divino.  Así pues resulta evidente cómo se fusiona el vampirismo con el culto a la sangre y al sacrificio humano en todas las culturas.  A mi memoria acude la imagen de Kali, la diosa negra que nació del ojo ardiente de Shiva y simboliza la muerte y la aniquilación; un ser vampírico que se alimenta con la sangre de los hombres.  Kali es igual que yo, procedemos de la misma raíz que nos creó.  Solo que ella decidió establecer su morada en la India, mientras que yo preferí la vida de asceta, oculto del mundo.  Así como nosotros, hay muchos otros que a lo largo de la historia de la humanidad han recibido numerosos nombres y se les ha investido de carácter divino. tumblr_lxuy9sqLjy1qb0r2vo1_500

Imagino que al leer esto estaréis llegando a vuestras propias conclusiones acerca de nuestro origen.  Nuestro Padre estuvo en la Creación y contempló cómo los seres vivos poblaban la tierra.  Y fue expulsado cuando quiso crear por cuenta propia, apartándose de la Ley.  He aquí el principio del mal: una criatura perfecta a la que le fue arrebatada la luz y arrojaron a la oscuridad sempiterna.  Tal vez cabe la pregunta ¿si Él fue expulsado en el momento de crear vida, entonces el mal es atribuible a lo que llamamos Dios?  De ser así, el mal ya no sería un defecto del hombre, sino de Dios.  Y todas las calamidades acontecidas desde aquel momento ya no recaerían enteramente sobre el hombre.

Zaratustra siempre sostuvo que la realidad era un escenario de una lucha de dimensiones cósmicas entre el bien y el mal, entre el principio de la luz y de las tinieblas.  En esta lucha están también involucrados los hombres, las plantas, los animales… la naturaleza entera, todas aquellas cosas que poseen un espíritu capaz de ser redimido.  Esta redención es un proceso que conlleva a la luz y a la liberación.  Cuando Zaratustra me dijo esto último, me eché a reír, pero luego comprendí que sí podía haber una purificación y una redención para criaturas como nosotros.

Zarathustra FaravaharA lo largo de la historia hemos pasado de ser demonios sumerios, babilonios o egipcios a ser demonios cristianizados donde se nos ve como legiones que muy pronto llevaremos al mundo al Apocalipsis.  Esta última teoría no está muy alejada de la realidad.  San Juan ofrece una visión del fin del mundo y profetiza la caída del mal y el renacer del bien.  Intenté disuadirle para que escribiera algo menos metafórico y fuera más directo, pero creo que al descubrir mi verdadera naturaleza decidió continuar con lo que había escrito; yo representaba a un falso profeta.  Aunque descartó muchas de las cosas que le expliqué acerca del «Diablo» otras, sin embargo, sí las utilizó como por ejemplo, el enfrentamiento entre ambos bandos.  Yo mismo profeticé el fin del mundo de manos de Nuestro Padre y cuándo ocurriría de una manera más precisa, así como su desenlace.

Yo, Phillippe Lemoine, he sido elevado a la categoría de Santo y luego descendido a la categoría de dios pagano Cernunnus; me convertí en monje, budista, hinduista, asceta, islámico, hebreo, cristiano… He tenido muchos nombres.  He padecido la inmortalidad como el peor castigo que se le puede dar a un hijo que no tuvo la culpa de nacer de un Creador estéril que solo podía crear sombras de sí mismo.   He permanecido alejado del mundo sin que me importe su suerte.  Pero ahora que sé que Él está cerca de consumar su venganza ha llegado el momento de salir y enfrentarlo.

Estas son mis palabras y así las dejo como testimonio de lo que ha sido y será.

544017_511287892241395_1649781111_n

Anuncios

Descubriendo Champ de Blé: ideal para el turismo vampírico

Por Lucy Wesley

Revista Ruta 69

Para los amantes de lo autóctono combinado con la comodidad de lo moderno es imprescindible conocer Cham de Blé, una pequeña municipalidad situada muy cerca de los Pirineos y de la zona denominada Baja Navarra.  La capital recibió el mismo nombre de la mano de uno de sus fundadores en la Baja Edad Media, Gastón Girardies, finalizando el siglo XIV.  Gracias a la influencia de Carlos V El Prudente, las artes y la literatura tuvieron un lugar preponderante en Champ de Blé; la universidad de Saint August alberga una de las mejores bibliotecas de la localidad, con textos que se remontan al siglo V, escritos de puño y letra por Clodoveo I, rey franco que unificó el territorio francés y que creó la primera dinastía de reyes cristianos, la Dinastía Merovingia.  Medieval_House

Champ de Blé nació gracias a un trágico suceso: la Peste, que asoló muchas poblaciones e hizo migrar a aquellos que sobrevivieron.  Como prueba de ello, quedó Porté Deerobe, conocida hoy como Las Ruinas.  Aunque de ruinas solo posee el nombre, ya que es una de las ciudades abandonadas mejor conservadas de la historia de Francia o de cualquier otro país.  ¡Ni siquiera fue saqueada entonces y mucho menos después del tiempo!  Os preguntaréis por qué.  Nadie se ha atrevido a entrar y aquellos que lo hacen no regresan o logran salir completamente perturbados.  ¡Sí, como lo leéis!  Que en pleno siglo XXI no haya hombre o mujer capaz de entrar en una urbe fantasma parece increíble.  Ni siquiera los expertos y estudiosos de los fenómenos paranormales lo han conseguido.  Solo Oliver Sauttier, con su equipo de «expertos cazadores de vampiros» ha traspasado la impresionante muralla blanca de Las Ruinas y ha vivido para contarlo.

Así es, mis queridos lectores viajeros, Champ de Blé cuenta con su propio grupo de exterminadores de vampiros.  Aunque muchos consideran a la SACVAMP como una atracción turística a destacar; por mi parte todavía no he ido a ningún sitio donde haya una asociación de este tipo.  ¡Originales!  ¿Verdad?  Allí se celebran encuentros, seminarios y demás eventos destinados a la investigación del fenómeno vampírico en todas sus manifestaciones, desde las artísticas hasta las científicas.  Si entráis en la web de la organización podéis ver el calendario de actividades y es posible que os animéis a participar en alguna. 10293027-ladrillo-casa-con-puerta-de-madera-y-un-balcon-frente-a

Pero dejando a un lado el tema vampírico, Champ de Blé tienes otras atracciones que podéis visitar, como el puente romano de orígenes desconocidos llamado en la época medieval Le Pont du Diable, que atraviesa una parte del afluente del río Nieve.  Se dice que allí tuvo lugar un enfrentamiento entre Dios y el Diablo, saliendo vencedor el primero y encerrando en uno de los pilares al vencido; cuenta la leyenda que el demonio aguarda el momento propicio para salir de su encierro y dominar el mundo.  Esperemos que no suceda mientras visitéis la ciudad.

Church_Of_The_Redeemer_by_Riot23La Iglesia de Santa María y el Monasterio de la Orden de Santo Tomás son claros testimonios de la combinación de arquitectura románica y gótica, características propias de la Baja Edad Media.  El órgano de la iglesia del siglo XVIII es impresionante, de una preciosa sonoridad; cada diciembre se organiza el festival de música sacra que ha adquirido la categoría de patrimonio cultural.

Champ de Blé cuenta con excelentes casas rurales y posadas con encanto y buena comida.  El hotel Royal de cuatro estrellas está dentro de la Guía Michellín y es altamente recomendable; posee spa, piscina climatizada, un amplio y elegante restaurante, discoteca, gimnasio y habitaciones decoradas con gusto, algunas de las cuales tiene jacuzzi.

La variedad gastronómica es otro punto a favor a destacar.  Incluso hay un restaurante llamado The Vampire, que hace un guiño a la SACVAMP, cuyo menú está inspirado en las películas famosas de vampiros, con una decoración gótica. restaurante-vampiro-2

Los lugares de esparcimientos son muchos también.  La discoteca Lune Noire es una de las más famosas y visitadas, hasta el propio Robert Pattison, actor de la Saga Crepúsculo, ha sucumbido a su encanto y también al del restaurante The Vampire.

Bien queridos viajeros lectores, si todas estas razones no son suficientes para que visitéis Champ de Blé, entonces os invito a que la descubráis y os adentréis en lo desconocido… si os atrevéis a traspasar el umbral de la misteriosa Porté Deerobe que colinda a menos de 10 minutos en coche con la moderna urbe.  Yo aún no me he atrevido.  Llamadme supersticiosa, pero mujer prevenida vale por dos.

Derechos reservados.  Revista Ruta 69 (www.ruta69.com)