Simpatía por el diablo (parte I): el diablo y sus nombres

«Please allow me to introduce myself, I’m a man of wealth and taste.  I’ve been around for a long, long year Stole many a man’s soul to waste.  And I was ‘round when Jesus Christ had his moment of doubt and pain.  Made damn sure that Pilate washed his hands and sealed his fate».

Sympathy for the devil.  Rolling Stones

diablo con cuernos_optSeguramente has escuchado Simpatía por el diablo de los Rolling Stones y te has preguntado cómo sería conocer al diablo en persona.  ¿Te imaginas que llegara ante ti y te diera su tarjeta de presentación?  ¿Qué harías si te invitara a pasar el rato con él?  Lo cierto del caso es que la figura del diablo está asociada a muchos conceptos y a muchas culturas, y definirlo como un ente maligno que te acecha para tentarte, sería limitarlo demasiado.  Trataré de hacerle una radiografía lo más completa posible y buscar su acta de nacimiento en los anales de la historia.  Este tema da para mucho y por eso este post tendrá cuatro partes: 1) el diablo y sus nombres; 2) el pacto con el diablo en la literatura y el pacto llevado a cabo por personajes reales de la historia; 3) ¿qué son los shedim?; y 4) Asmodeo, demonio rey de los Shedim.

Acompáñame en esta primera parte del viaje a los confines del inframundo para conocer al diablo y sus diversos nombres.  No temas.  Sígueme de cerca y no te perderás en sus dominios.

Acta de nacimiento del diablo

¿Dónde crees que nació el diablo?  ¿Cómo fue su aparición en el mundo?  ¿Es realmente tan malo como lo pintan?  Si rastreas su pista te darás cuenta de que su presencia está ligada a los textos sagrados y a la literatura.  Está en todas partes y aparece en todas y cada una de las diferentes culturas.  La aparición de figuras demoníacas data desde el comienzo mismo de la Humanidad y las imágenes y conceptos han cambiado según el contexto: desde la religión politeísta mesopotámica, pasando por el monoteísmo, el dualismo, el judaísmo clásico, el cristianismo, el islam o el yazidismo, así como otras religiones fuera de Oriente Medio y otras partes del mundo como la germánica, la china, la japonesa, las amerindias o de la india.  Todas ellas tienen sus propios demonios o diablos.

Si te interesa un estudio profundo sobre cómo es tratada la figura del diablo en diversas culturas de Oriente Medio, te recomiendo que busques el Tratado de Demonología De Prometeo a Malak Tâwûs, de Ahrimán a Iblîs, del autor José F. Durán Velasco o, si lo prefieres Historia del Diablo de Alfonso M. di Nola, que incluye las culturas de Mesoamérica y otras poblaciones primitivas.  Yo me centraré en el diablo más conocido, con sus diversos nombres, a partir del medioevo, donde su figura se convierte en algo muy real a nivel moral y global, y cobra dimensiones obsesivas para el ser humano.

diablo de piedra_optPara entender al diablo hace falta que pienses en el concepto del Mal.  «¡Pero qué me dices!  Es obvio que el mal es lo contrario del bien», pensarás como lo hizo Santo Tomás.  Pero desde épocas remotas el Hombre ha necesitado ponerle rostro y nombre al mal, y se consideró que el diablo y el mal eran sinónimos.  Y no todos los nombres que se le ha dado sin iguales: Lucifer no es lo mismo que Satanás o Mefistófeles, por ejemplo.  El cristianismo especifica que hay muchos demonios al servicio del Diablo, que es uno solo.  Además, el mal tiene muchas caras y cambia igual que las costumbres.  Esta es una cuestión que no ayuda mucho a aclarar el asunto.  Bertrand Rusell dice que el concepto del demonio ha tenido cuatro formas fundamentales: 1) un principio independiente de Dios; 2) un aspecto de Dios; 3) un ser creado, un ángel caído; 4) un símbolo de la maldad humana.

El diablo y sus nombres

¿Con qué nombres se conoce entonces al diablo?  El significado etimológico de la palabra diablo proviene del griego diábolos (calumniador), en tanto que demonio tiene su origen en daimónion (espíritu maligno).  Como verás, el nombre está relacionado con varios conceptos.

Satán y Samael: ángeles tentadores

Este personaje también es conocido como Satán, que en hebreo significa adversario, y que no tiene nada que ver con la imagen de ángel rebelde, sino más bien como de un ángel que cumple una función específica por Dios: ángel tentador y embaucador, que pone a prueba a los seres humanos.  Como Samael o veneno de Dios en la tradición rabínica, príncipe de los demonios conocido como ángel de la muerte, destructor y seductor, que tentó a Eva en el Jardín del Paraíso.  Si te das cuenta, aunque son maléficos no dejan de ser ángeles al servicio de Dios.  Imagino tu cara al leer esto: «¿Que son ángeles que cumplen las órdenes de Dios?  ¿Qué me quieres decir?  ¿Que el mal forma parte de la creación divina?».  Pues algo así, desde la óptica del judaísmo posterior a la destrucción del segundo Templo.

diablo angel caido_optSatanás: ángel caído

Satán cambia a Satanás, según la tradición judeocristiana.  Fue creado por Dios como un ángel bueno que se distanció de él al rebelarse; se convirtió en el jefe del infierno y de los demonios que cayeron con él desde el cielo.  El nombre de Satanás lo encontrarás de manera más mayoritaria en el Nuevo Testamento, como un adversario de connotación más negativa que en el hebreo original.  Y como dato interesante, el nombre apareció durante mucho tiempo escrito con minúscula, como si fuera un nombre común.  Más tarde, según cuenta Massimo Centini en El Ángel caído, Satanás pasó a ser un nombre propio «bien identificado en el terreno antropológico, quizá en relación con una distinción más clara, en la conciencia de Israel, entre el bien y el mal».  En el formidable poema El Paraíso perdido, John Milton narra de forma maravillosa la caída en desgracia de Satanás y de sus seguidores, te recomiendo su lectura.

Lucifer y Belcebú: príncipes y jueces del infierno

Otro nombre que seguramente habrás escuchado es Lucifer, que proviene del latín lux (luz) y ferre (llevar), y es confundido en muchas ocasiones con el rey del infierno en Asia y Europa.  También es considerado como el juez del infierno, según algunos demonólogos.  Belcebú (Baalzebul, Beelzebuth, Beelzabud, Beelzeboul, Belzebú) es otra denominación que tal vez te suene y que significa «el señor de las moscas».  Deriva de una antigua divinidad de Canaán, Baal, que significa príncipe y es cuyo nombre corresponde a «señor» o «dueño».  También al significado del «dios de las moscas» o «señor del estercolero».  Hay muchas interpretaciones de esta figura, tantas que hasta Dante lo sitúa en lo profundo del infierno.  Milton lo describe como uno de los querubines caídos del cielo y Collin De Plancy, autor del Diccionario infernal, lo señala como «Príncipe de los demonios según las divinas escrituras: primero por poder y por delitos después de Satanás».  Este último insiste en que cada cual lo pinta como quiere y que muchos estudiosos lo consideran el soberano de las tinieblas.

Belial: ángel creado después de Lucifer

Pero esto aún no termina.  Y aunque te parezca que el certificado de nacimiento del diablo es demasiado largo y confuso, no te inquietes porque haré que lo comprendas de la mejor manera posible.  Recuerda que soy tu guía por el inframundo y no te dejaré caer en ninguna tentación.  A menos, claro, que decidas tomar el camino de la rebelión, como hicieron los ángeles caídos.  El siguiente nombre en la lista es Belial, del hebreo beliyá (sin valor).  Collin De Plancy indica que fue uno de los primeros ángeles caídos del cielo y que es un rey del infierno, creado después de Lucifer.  Este dato también es confirmado en un Grimorio del siglo XVII llamado Goetia o la Llave Menor de Salomón.  Me gustaría señalarte que Salomón tuvo como esclavo al rey de los shedim, Asmodeo, un demonio muy poderoso, que lo ayudó a construir su Templo.  Y su historia te la voy a desvelar en la cuarta parte de este post.

diablo hombre_optMefistófeles: enemigo de Fausto

El último nombre al cual voy a hacerte mención es Mefistófeles y da pie para la introducción de la segunda parte de este post dedicado a su majestad infernal.  Su nombre nominal es incierto.  Rosmari Ellen Guiley, en su libro Enciclopedia de demonios y demonología, cuenta que Mefistófeles es más una figura literaria y plantea diversas etimologías del nombre: del griego mēphōsphilos (que no ama la luz), mefaustofiles (enemigo de Fausto) o mefiz-tofel (destructor-mentiroso).  Aparece mencionado por primera vez en un texto mágico del Renacimiento, un grimorio anónimo del 1527, Praxis Magica Faustiana, cuya autoría se atribuye al Dr. Johann Faust.

¿Te suena el nombre de Fausto y su pacto con Mefistófeles?  Pues bien, hasta aquí puedo llegar.  Solo te diré que si sientes ganas de hacer un pacto, recuerda que el diablo es un gran negociador y no le gusta perder.  Como reza el refrán popular: «Más sabe el diablo por viejo que por diablo».  A continuación te dejo una pequeña guía para conocer al diablo y sus nombres; no he añadido a Mefistófeles porque él se merece un tratamiento especial.  Ya lo verás en la siguiente entrega.  Te espero en el próximo post.

Guia para conocer los nombres del diablo y sus significados

 

Anuncios

7 comentarios en “Simpatía por el diablo (parte I): el diablo y sus nombres

  1. Pingback: Simpatía por el diablo (parte II): el pacto con el diablo y sus consecuencias | El tren de lo paranormal

  2. Pingback: Simpatía por el Diablo (parte III): ¿qué son los Shedim? | El tren de lo paranormal

  3. Pingback: Simpatía por el Diablo (parte IV): Asmodeo, demonio rey de los Shedim | El tren de lo paranormal

  4. Pingback: El problema del mal en El Silmarillion | El tren de lo paranormal

  5. Pingback: El Krampus: un demonio por Navidad | El tren de lo paranormal

  6. Pingback: Todo lo que necesitas saber sobre exorcismos y cómo hacerlos (Parte 1) | El tren de lo paranormal

  7. Pingback: Todo lo que necesitas saber sobre exorcismos y cómo hacerlos (Parte 4): Lo demoníaco, el daimón y lo daimónico | El tren de lo paranormal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s