Cómo viajar en el tiempo sin un DeLorean

como viajar en el tiempo sin un DeLorean¿Sabías que es posible viajar en el tiempo sin un DeLorean?  Existe un túnel misterioso, el Túnel de Ogarrio, a través del cual puedes llegar a un lugar donde el tiempo se ha detenido.  ¿Tienes un cosquilleo de curiosidad?  En breve te lo cuento.  ¡Abróchate el cinturón porque vas a tener una aventura paranormal!

Comprendo que te entren ganas de llamar a Marty Mcfly o al doctor Emmet, pero entonces ocurriría una paradoja que traería graves consecuencias y todas las líneas temporales se verían afectadas y tú desaparecerías en mil partículas de energía y el cosmos se vería alterado.  Pero estas paradojas te las explicaré un poco más adelante.

Gracias a H.G. Wells y su libro La máquina del tiempo la gente comenzó a tener curiosidad por los viajes en el tiempo.  El matemático e investigador Ben Tippet duda de que alguien construya una máquina que funcione.  «Si bien es matemáticamente factible, todavía no es posible construir una máquina espacio-temporal porque necesitamos materiales —que llamamos materia exótica— para doblar el espacio-tiempo en estas formas imposibles, pero aún no se han descubierto».

Stephen Hawking habló de tres posibilidades reales de viajar en el tiempo: «uno se relaciona con los agujeros de gusano, la otra con los agujeros negros y finalmente se refiere a viajes cercanos a la velocidad de la luz».

Aquellas personas que creen que viajar en el tiempo es posible tienen una teoría: la percepción del tiempo es una ilusión y, por lo tanto, el pasado, el presente y el futuro existen de manera simultánea.  Con esto hay un pequeño problemilla, porque si los viajes al pasado fueran algo como coser y cantar, existirían unas paradojas muy destructivas que pondrían en peligro a todo el cosmos.  ¿A que da yuyu?

delorean.gif

Paradojas de los viajes en el tiempo

Antes te mencioné a las famosas paradojas.  Pero ¿qué es una paradoja?  Es un razonamiento que parece correcto, pero que contradice una verdad evidente o no tanto.

Te voy a explicar algunas relacionadas con el viaje en el tiempo.

  1. Paradoja del Abuelo: es la más conocida. Un viajero viaja en el tiempo hacia el pasado para matar a sus padres o a su abuelo —como es el caso de la película Terminator—, o para intervenir en su relación —como ocurre en Regreso al futuro—, de manera que nunca nace o su vida se ve alterada para siempre.
  2. Paradoja Suicida: se parece a la anterior. Un viajero viaja al pasado y se mata a sí mismo cuando es un niño.  Bastante absurdo, ya que no se volvería adulto y, por lo tanto, no podría viajar en el tiempo para matarse.
  3. Paradoja de la Flecha: es tan difícil que hay que buscar a un intérprete para que la explique. Imagina a una flecha que se mueve en el espacio y se dirige hacia cualquier instante de tiempo que se encuentre en su trayectoria.  En cada instante en el tiempo la flecha está en una posición determinada y si cada instante es lo suficientemente pequeño, entonces la flecha no tiene tiempo para moverse.  ¿Cómo percibes la flecha?  Como si está en reposo durante ese breve momento.  Esto quiere decir que en los siguientes instantes la flecha permanecerá en reposo, a simple vista, y el movimiento es imposible.  Pero estar en reposo es algo relativo y no puedes juzgar algo observando solo un instante cualquiera.  ¿Qué haces entonces?  Comparas todos los momentos inmediatos.  De esta manera podrás comprobar que la flecha está en otra posición y que lo estará después.  ¡Por lo tanto, la flecha se está moviendo casi de forma imperceptible!
  4. Paradoja de Aquiles y la Tortuga: ¿Recuerdas haber visto el dibujo animado de la liebre y la tortuga? Es algo parecido.  Aquiles, el héroe griego a quien se le conoce como «el de los pies ligeros», hace una carrera contra una tortuga.  Como él es más veloz, le da una ventaja inicial.  Aquiles sale y recorre la distancia que los separa en poco tiempo, pero al llegar allí la tortuga ha avanzado un corto trecho, más lentamente.  El héroe continúa corriendo pero cada vez que llega al punto donde supuestamente estaba la tortuga descubre que ha avanzado un poco más.  La tortuga siempre estará delante de Aquiles.  ¿Parece ilógico verdad?  Se supone que un corredor más veloz alcanzará a uno lento aunque le dé ventaja.
  5. Paradoja de Bootstrap o del bucle casual: Supón que viajas al pasado, a la época de Cervantes, con una copia de El Quijote. Pero resulta que Cervantes no existe.  Tú puedes convertirte en Cervantes porque eres un viajero en el tiempo que ha ido a parar justo en ese momento por casualidad.  La cuestión radica en el origen del libro.  «Un viajero en el tiempo no estaría cambiando la historia, sino creándola al ser portador de la información u objeto, y en consecuencia estos se convierten en los mismos que son enviados atrás en el tiempo.  En esta situación el origen de los elementos no es discernible, no se puede saber de dónde vienen.  Así se crea un bucle casual sin conocerse el origen de todo el proceso».

Paradojas de viajes en el tiempo

Ahora bien, seguramente estarás pensando: «¿Y qué sé yo de teorías científicas?  No me interesan las paradojas temporales.  Si yo lo que quiero es saber si puedo viajar en el tiempo sin un DeLorean?».  Sí, es posible.  No solo tú, sino todo el mundo puede hacerlo.  Pero no de la manera que nos han contado en la literatura o en las películas de ciencia ficción.  Hay formas más sencillas.

Viajar en el tiempo sin un DeLorean por el Túnel de Ogarrio

viajar-en-el-tunel-ogarrio- otherside

Imagen de Viajes Otherside

Una vez escuché hablar del Túnel de Ogarrio a una amiga mexicana.  Me dijo que si quería tener una experiencia de otro mundo debía ir a San Luis de Potosí y dejarme llevar por el Espíritu del Hikuri o Peyote.  Pero lo que más me intrigó fue lo que me dijo después: «Si quieres viajar en el tiempo, retroceder cien años en la historia de la minería en México, tienes que atravesar el Túnel de Ogarrio.  Es el único medio de trasladarte del presente al pasado y llegar a un pueblo que hasta ahora fue considerado un pueblo fantasma».

¡Vaya, vaya!  Entonces viajar en el tiempo sin un DeLorean ni ninguna otra máquina es algo factible.  Solo tienes que encontrar un medio adecuado como un túnel, una cueva o una grieta que te permita cruzar hacia otro lugar con historia, como el caso del pueblo Real Catorce.  Es como si realmente retrocedieras hasta el momento en que fue creado.  ¡Y lo mejor de todo es que no hay riesgo de causar una paradoja!

Real Catorce se convirtió en un pueblo fantasma porque sus habitantes se marcharon y solo quedaron unos pocos para mantener viva la cultura huichol, la artesanía y las costumbres.  Por esta razón, el pueblo con sus casas y calles empedradas se convirtió en un reclamo turístico.  Pero no solo tiene el título de pueblo fantasma por su escasa población.  Existe otro motivo.  ¿Quieres averiguarlo?

La leyenda de El Jergas

el jergas mineroEse camino subterráneo fue construido entre julio de 1897 y 1901, para trasladar unas bombas a las minas.  Se dice que el constructor del túnel fue un español de Ogarrio, Vicente Irízar.  El túnel tiene una extensión de 2,3 kms.  Como se menciona en Revista Aventurero:

«Basta con recorrerlo a pie, para viajar a aquellos años de extracciones por medio de los tiros que se aprecian en los costados, intactos desde finales del siglo XIX.  Sentir el frío, la humedad y el olor nos ambientan el trabajo de los mineros, los cuales llegaban a tener jornadas de hasta 12 horas diarias».

Y es aquí donde entra la Leyenda de El Jergas.  El fantasma que habita las minas.  Cuenta la leyenda que al final de cada jornada los mineros debían salir en parejas y que El Jergas siempre se aparecía al último hombre, vestido como un superintendente de la mina.  El fantasma le pedía entonces que le acompañara de nuevo al interior.  Confundido, el hombre regresaba sin su lámpara de trabajo.

Existen muchos relatos de muchos mineros en diferentes épocas y todos coinciden en un punto: los compañeros volvían para buscar al hombre perdido y por el camino iban encontrando sus objetos personales y de trabajo, hasta que lo hallaban inconsciente o en la boca de un tiro de la mina, o en alguna altura sin escaleras o en caminos muy estrechos nunca transitados, de muy difícil acceso, sobre todo por la ausencia de luz.

Estos hombres siempre decían que en la oscuridad eran cargados y transportados a aquellos lugares, y que luego perdían la noción de la ubicación.  También confirmaban que El Jergas no era malo, aunque su apariencia diera miedo: ropas viejas y sucias, de color oscuro, y botas muy raras; y la lámpara de carburo como distintivo.  Los ayudaba a encontrar ricas vetas de mineral allí donde los dejaba.

Según los habitantes de Real de Catorce, El Jergas es un espíritu de los minerales.  Otras personas aseguran que fue un minero que murió de forma trágica durante su trabajo y que ahora se escucha el sonido de su caballo y que su lámpara es encontrada con frecuencia, encendida en algún punto del Túnel de Ogarrio o en alguna de las minas.

Ahora que has llegado hasta aquí ¿te atreverías a cruzar el túnel y visitar las minas?

Hasta el próximo episodio de Aventuras Paranormales.  Si quieres saber de algún lugar en particular escríbeme a valeriamarcon@yahoo.es y juntos viajaremos en el Tren de lo Paranormal.

Anuncios