Novela de ficción especulativa: la guía definitiva

«La realidad y la literatura son productos del lenguaje. Y el lenguaje, como se sabe, es representación. Por lo tanto, cuando hablamos de literatura y realidad estamos hablando de ficciones».  Laury Leite, escritor mexicano.  Periódico digital El Plural. ¿Literatura de no ficción? Edgar Borges.

novela de ficcion especulativa¿Quieres saber lo que es la ficción especulativa?  Entonces llegaste al lugar indicado.  ¿Te ha pasado alguna vez que estás leyendo algo, incluso una noticia, y te parece que está sacado de alguna novela de terror o de fantasía?  ¿Te has preguntado si quien escribe ha exagerado la realidad o la ha vestido a su gusto, para interpretarla a su manera?  ¿O simplemente has partido de la premisa de: qué pasaría si se creara un bucle espacio temporal en algún lugar del planeta, gracias a los cristales del tiempo?

Con todo esto lo que te quiero demostrar es que los géneros literarios no existen de manera aislada y que la línea que los separa es difusa.  Ni siquiera el género periodístico se libra de esto: se aproxima a la realidad, pero incluso esa realidad es una interpretación de un hecho verídico.  La especulación es utilizada a menudo antes de dar una información veraz, sobre todo cuando no se tienen las pruebas suficientes para esclarecer un hecho.

Y ahora te preguntarás: ¿a qué viene toda esta cháchara si lo que quiero es saber qué es ficción especulativa?  Mi intención es ir por partes, para explicarte lo que es ficción y lo que es la especulación.  También quiero darte una buena dosis de destripamiento de las fronteras entre los géneros literarios, para que veas cómo nació la ficción especulativa.  ¿Qué te parece si me acompañas a descubrir sus características?  Te advierto que será un viaje largo, pero muy estimulante, porque no existe mucha documentación que te lo cuente de forma fresca y sencilla.  ¡Abróchate el cinturón y ponte cómodo: comienza tu viaje en el tren de lo paranormal!

¿Qué es ficción? 

Imagino tu cara en este momento: «¿De verdad que es necesario responder a algo tan simple?  ¡Todo el mundo sabe lo que es ficción!».  A veces hay que empezar por el principio, y de lo general a lo particular.  Si has visitado un museo y has visto cualquier representación pictórica, te habrás dado cuenta de que se trata de una representación que imita o recrea de forma más o menos fidedigna una realidad.  Aquí surge un punto muy interesante: estas pinturas son una imagen ficcional del modelo original o de una realidad establecida.

generos literarios fantasiaLa mímesis, palabra usada desde tiempos de Aristóteles y Platón, no solo es una imitación de la naturaleza con fines estéticos, sino también es la reproducción de las acciones del ser humano en el ámbito literario.  Cuando lees un relato encuentras una representación de lo real, con alguna referencia particular o universal de conceptos que te son familiares.  Es decir, que ves elementos implícitos que conoces por tu bagaje cultural combinados con elementos explícitos que imitan o que hacen referencia al mundo descrito.  Todo aquello que sabes te ayudará a entrar en el juego de la verosimilitud.

¡No desesperes! Aunque suena complicado, tiene su lógica y mucha miga.  Para comprender cómo se construye un mundo de ficción y cómo son las reglas para hacerlo lo más verosímil posible, debes entender que la ficción no es otra cosa que un invento.  ¡Sí, tus ojos no te engañan!  Se narran hechos imaginarios, ni más ni menos.  ¿Ves cómo la ficción está estrechamente ligada a la mímesis?

Según Paul Ricoeur, filósofo francés, la mímesis literaria se divide en tres fases:

  1. La estructuración del texto y la organización y presentación de la trama.
  2. El desarrollo del contenido.
  3. La reconfiguración del material a cargo de los lectores.

En el momento en que lees una historia de ficción aceptas que hay un pacto ficcional en el cual admites sin cuestionar los hechos de la historia, a pesar de la falsedad de sus propuestas.  Pero el juego de la similitud tiene sus normas.  Si te das cuenta, muchos de esos escenarios imaginarios mezclan elementos reales con ficticios de manera coherente.  No todo es válido.  Tiene que haber un sentido.  Los hechos que se cuentan, basados o no en la realidad, deben tener una estructura para que parezcan realistas y coherentes con el universo que se plantea.  ¿Te imaginas a Légolas hablando con un lenguaje vulgar o a Frodo usando palabras en una jerga coloquial y fuera de tono?  ¡Se habría roto el pacto ficcional!  Tolkien cuidó muy bien el universo que creó.  Lo tan hizo verosímil que hasta inventó cuatro idiomas para él.

¡Esto se pone cada vez más interesante!  El autor o la autora tiene en sus manos un reto megagigante, porque escribir ficción no significa que todo sea de índole fantástico.  Allí entran las distintas clasificaciones que han surgido a lo largo de los años: ciencia ficción, novela histórica, novela de caballería, novela negra, novela romántica, etc.

mundos posibles en la ficcion especulativaLa ficción ha evolucionado con el paso del tiempo.  En la Antigüedad, la fabulación estaba al servicio del mito (donde la inteligencia humana dotaba de explicación a aquellos fenómenos sobrenaturales) o de cuestiones biológicas (para proteger la vida mediante la intuición).  Estas funciones terminaron cuando la fabulación se convirtió en un juego libre de la inteligencia creadora.  El problema reside cuando no distingues el discurso ficcional del hecho histórico o real: entonces se convierte en texto literario, como ocurre con la Biblia, por ejemplo.  Estos discursos, por lo tanto, producen un efecto de verosimilitud o sentido de la verdad.

¿Crees que este juego de la representación o de la mímesis está relacionada solo con la imagen ficticia del mundo?  Hay algo más complejo: el propio lenguaje o discurso narrativo usado en una historia representa el lenguaje de un narrador o de unos personajes imaginarios.  ¡Ya visualizo tu expresión de «flipo con esto» y «qué se ha fumado»!  Piensa un poco.  Cuando hablas normalmente, usas un lenguaje coloquial, natural, cercano y realista.  Cuando escribes, eliges bien la forma y el significado de lo que quieres decir puede cambiar dependiendo de cómo utilizas el lenguaje: el uso del lenguaje es distinto, no es convencional, aunque está al servicio del lenguaje natural.

«¡Socorro!  ¡Me bajo del tren!  ¡La curva que viene es peligrosa!», pensarás.  Descuida, aunque tiene tintes muy académicos y ortodoxos, te lo voy a dosificar con píldoras de caramelo, que vas a degustar y tragar con facilidad.  La ficción va más allá del mundo imaginario y de los acontecimientos relatados: el discurso mismo usa un lenguaje imaginario, creado.  Existe el plano del contenido y el plano de la expresión.  El modo en que expresas tus ideas está relacionado con códigos lingüísticos, llamados signos.  Hay numerosos estudios al respecto, entre los cuales puedes encontrar los de Umberto Eco.  Para mí es un gran referente.  Si quieres echarle un vistazo al libro Signo, hazlo, te resultará fascinante.

Lo cierto del caso es que estos signos, compuestos por significante (que sería la unidad de la expresión) y el significado (que sería la unidad del contenido), son la base de la construcción del lenguaje y según la forma en que se construya el discurso, tendrá connotaciones especiales para quien lee y también para quien escribe.  Muchas veces estas connotaciones son culturales.  Si lees la palabra caballo (significante), te vienen a la cabeza imágenes de caballos (significado por referencia, por lo que has aprendido que significa ese signo lingüístico).

creacion de mundos posibles en la ficcion especulativaAhora voy a enlazar todos estos datos que te parecen incoherentes, para que veas su relación.  Los escritores (entre los cuales me incluyo, por supuesto) debemos ahondar en las distintas percepciones de la vida y del lenguaje, descubrir nuevos valores y significados, que sean vehículos de una narrativa capaz de crear y de expresar una nueva interpretación del mundo.  Un mundo en donde ya no hay nada nuevo bajo el sol, donde todo está inventado, y que a su vez permite la renovación.  Las historias que escribimos son metáforas de la vida.  Una narración sólida ofrece, dentro del espectro infinito de la ficción, un equilibrio entre los hechos desnudos y la pura imaginación.  La conclusión aquí es simple: la ficción narra hechos o acontecimientos imaginarios con un lenguaje cargado de connotaciones que la vuelven verosímil.  Todo lo imaginado ocurre, y también lo inimaginado dentro del pacto ficcional.

No existe un único mundo de ficción que toma como modelo al mundo real. Se trata de múltiples mundos de ficción, creados a partir del autor o la autora, que no necesariamente dependen del «real».  Este mundo nace en el momento en que se plasma a través del lenguaje, nace en el momento en que la mente creadora les da la vida.  Te preguntarás cómo nacen estos mundos.  Es un proceso largo y requiere preparación, consiste en diseñar una historia bien contada.  Te recomiendo que leas Heterocósmica: ficción y mundos posibles, de Doležel: realiza un trabajo muy profundo acerca de la construcción de mundos narrativos de ficción.

¡Vamos con nuestro segundo término!  ¿Qué te parece?

¿Qué significa especulación?

mundos posibles genero fantasticoEspecular es algo tan sencillo como plantear hipótesis sin bases reales ni científicas.  ¿Alguna vez te has puesto a pensar en qué pasaría si hubieras hecho tal o cual cosa?  Te pones a divagar en supuestos que te llevan a crear diversas teorías.  Lo que se conoce como especulativo se refiere a una unidad que encierra las características básicas de este tipo de literatura: la creación, el desarrollo y la transmisión de conceptos abstractos mediante el lenguaje escrito.

Como habrás visto, la característica principal del género especulativo es la reflexión, ya que acepta diversas variantes acerca del pensamiento y de la forma en que se presenta cualquier concepto.  La especulación puede abarcar muchos ámbitos: la religión, la política, la sociología, la ciencia o la propia creación literaria, entre otros.

«Aunque teóricos antiguos como Aristóteles no lo incluyeron en su clasificación de las obras literarias, tenemos que considerar al género especulativo como una de las manifestaciones básicas de la creación lingüística en la civilización occidental (…)». Página web Literatura Europea, la primera historia de la literatura europea en formato digital.

En el género especulativo la finalidad principal es la transmisión de las ideas y el elemento fundamental para dicha transmisión lo proporciona la manera en que se trate el lenguaje a nivel estético.  La preocupación por los aspectos formales en que se presentan las ideas ha dado lugar a obras de gran importancia en la literatura y en la cultura europea.

ficcion especulacion conceptos

Llegados a este punto, y sin más dilación, te presento a…

La ficción especulativa: el concepto que estabas esperando

¿Qué encierra este concepto?  Pues a varios géneros literarios, entre los cuales se encuentran la fantasía, la ciencia ficción, el terror o la ucronía.  ¿Quiere decir entonces que cualquier historia donde haya imaginación narrativa es ficción especulativa?  Si te ciñes a los conceptos que te he dado antes, sí.  Todas las historias donde hay mundos posibles con sus propias reglas, donde hay personajes que luchan contra seres sobrenaturales, donde existen criaturas extrañas que pululan como si nada, en lugares conocidos o donde se plantean premisas acerca del uso de la tecnología y los avances científicos en una determinada sociedad, inventada o no, forman parte de este tipo de literatura.

¿Por qué antes no se hablaba de este género?  ¿Por qué muchas obras no encontraban una clasificación adecuada?  Porque la clasificación comenzó cuando las editoriales y las librerías no sabían dónde colocar las historias de fantasía, ciencia ficción o de terror, que contaban con características comunes y podían convivir juntas en una misma estantería.  La ficción especulativa, como bien has visto, puede rastrearse mucho antes de que existieran estas categorías comerciales.

Spiderman ciencia ficcionComo dice Orson Scott Card, en su muy conocido libro Cómo escribir ciencia ficción y fantasía: «(…) a diferencia de otros géneros (…) no se atiende a ninguna fórmula en particular.  Existen unas pocas, es cierto, pero la mayoría de las historias no las siguen, y las que lo hacen es porque lo que parece ser un modelo es en realidad un arquetipo que ha emergido en cada cultura donde alguna vez se hayan contado historias».

¡Cuánta verdad encierran sus palabras!  ¿Te has dado cuenta de que muchos de los libros que has leído a lo largo de tu vida, contienen mitos y arquetipos de todos los tiempos?  Por esta razón, cuando lees te sientes identificado con la historia y con sus personajes.  La Ilíada, La Odisea o El Señor de los Anillos, incluso las obras de teatro de Shakespeare, manejan temas universales que convierten a sus historias en algo muy poderoso.

Orson Scott Card da una definición muy exacta de lo que es ficción especulativa: encierra todas las historias que ocurren en un escenario opuesto a la realidad conocida.  Aquí está la clave del asunto: los géneros literarios que, por una convención comercial, han tenido que clasificarse para que puedas dar con ellos en una librería o para crear comunidades literarias, están incluidos.

¿Qué engloban estos escenarios especulativos?

  1. Premisas acerca de un futuro que no conoces: las historias futuristas de lo que podría ocurrir.
  2. Premisas acerca de mundos alternativos: las historias que ocurren en un tiempo pasado y que contradicen los acontecimientos históricos que conoces.
  3. Premisas acerca de historias en otros mundos: todas las acciones que transcurren fuera de la Tierra, incluso si no hay personajes humanos en la historia.
  4. Premisas acerca del origen de la vida en el planeta: las historias que ocurren antes de cualquier registro histórico y que plantean secretos ocultos, desvelados en un tiempo actual.
  5. Premisas que contradicen las leyes de la naturaleza: no importa si son leyes reales o inventadas, las historias de fantasía, ciencia ficción, terror, etc., plantean cuestiones en mundos inexistentes, que aún no se conocen o que son conocidos pero donde hay elementos que chocan con lo racional.

Ahora bien, es muy probable que estés pensando: «Sí, está genial todo eso de que en una historia me enfrente a lo extraño y a lo fantástico, ¿pero es un género donde todo vale y me puedo sacar ases de la manga? ¿Los personajes de una historia pueden viajar en el tiempo porque sí o pueden usar la magia para salir de los problemas cada dos por tres?  ¿Los vampiros pueden salir a la luz del día porque usan protector solar?».

literatura fantastica terrorDe ninguna manera vale todo.  ¿Recuerdas lo que has venido leyendo hasta ahora acerca de los conceptos de ficción y mímesis?  Es aquí donde todo encaja.  No solo se trata de representar un mundo ficticio, sino también de usar el lenguaje o los códigos para crear normas que te ayuden a comprender la rareza del mundo al que te enfrentas.  La ciencia ficción, la fantasía o el terror se rigen por convenciones literarias y por reglas para que puedas entrar en el pacto ficcional, para que lo que leas te resulte verosímil.  De lo contrario, podrías rechazar la historia porque es incomprensible, aunque el género sea muy abierto a las experimentaciones y a las innovaciones.

Estas normas o leyes te ubican dentro de la novela y te ponen en antecedentes acerca de lo que te vas a encontrar.  Y es muy importante que se expliquen al principio de la historia y se mantengan de forma coherente hasta el final.  No veas esto como un límite a la creación de mundos, al contrario, es una manera de enriquecerlos y de ir sembrando en el fértil terreno de la ficción especulativa.  Ya te he destripado las fronteras difusas de los géneros que forman parte de la ficción especulativa y te he contado cuáles son las características principales del género.

 La clasificación definitiva

Ha llegado la hora de terminar el viaje, pero antes de que el tren se detenga y a modo de conclusión, quiero que tengas en cuenta que la ficción especulativa encierra tres grandes géneros proyectivos (de universos y de mundos posibles):

  1. La literatura de ciencia ficción (prospectiva, distopía, utopía, ucronía, viajes en el tiempo, ciberpunk, steampunk).
  2. La literatura maravillosa (fantasía, realismo mágico, fantasía heroica, fantasía absurda).
  3. La literatura fantástica (todas las historias de terror, misterio y elementos sobrenaturales o paranormales).

Hobbiton El Senor de los AnillosComo indica Julián Díez en su artículo Propuesta para una nueva clasificación para la ciencia ficción, en la Revista Hélice, esta clasificación final no ha sido hecha al azar.  Tiene implicaciones estéticas diferentes para cada uno, más allá de las digresiones casuísticas o cognitivas, tecnológicas, sociales o filosóficas, relacionadas con el pacto ficcional entre el texto y tú, pues como has visto, cada género cumple con unas cláusulas para que aceptes o no las premisas que se te plantean en cada universo de mundos posibles.

Espero que todo lo que te he explicado en este superpost te sirva para aclarar tus dudas acerca de la novela de ficción especulativa.  Pero si todavía hay cosas en las que quisieras profundizar, te invito a que me escribas a mi correo electrónico valeriamarcon@yahoo.es y me lo comentes.  Estaré encantada de responderte y, si se tercia, plantear las respuestas en otro post.  ¿Qué te parece?

novela ficcion especulativa guia definitiva

¡Te espero en otro viaje en El Tren de lo Paranormal!

Anuncios

Novela paranormal: el concepto definitivo que buscabas

 «Que lo crea o no, me importa bien poco.  Mi abuelo se lo narró a mi padre; mi padre me lo ha referido a mí, y yo te lo cuento ahora, siquiera no sea más que por pasar el rato».

Gustavo Adolfo Bécquer.  Rimas y Leyendas.

¿Te ha pasado que cuando buscas el término Novela Paranormal te saltan en Google tropecientas páginas de Novela Romántica Paranormal?  ¿Es que acaso, antes del boom de este género, no había nada relacionado con historias de fenómenos sobrenaturales?  En este momento acabas de recordar que sí: tu madre, tu padre y tus abuelos te contaban historias y leyendas de fantasmas, de aparecidos o de hadas que vivían en los estanques y arroyos de su pueblo.  Tu cerebro hace click y te vienen a la cabeza las novelas de vampiros y de otras criaturas fantásticas que has leído a lo largo de tu vida.  Pero vayamos por partes, como diría Jack El Destripador.

Leyendas sobrenaturales

Leyendas sobrenaturalesRecuerdo que una noche me encontraba en cama con un horrible catarro.  Por aquel entonces yo tendría unos dieciocho años y, a pesar de los estornudos y de los mocos (¡qué asco, lo sé!), deseaba irme de juerga con mis amigos a pesar de parecer una zombi trasnochada.  Mi mamá entró en mi habitación y me dijo: «¿Por qué no lees algún libro?  Tienes un montón.  ¿Y para qué?  ¿Para que cojan polvo?  No me mires así, que no vas a salir.  Va a llover y te puedes empeorar».

En aquel momento sonó un trueno que hizo temblar las ventanas, el cielo se iluminó con un relámpago y se desprendió con violencia la lluvia de las nubes.  Con un gesto elocuente, mi madre se fue y cerró la puerta tras de sí.  «Es como si hubiera invocado la tormenta con sus poderes mágicos».  Sí, mi madre a veces tenía premoniciones y cuando decretaba cualquier cosa, solía ocurrir.

No existían ni las tablets, ni los Smartphone, e Internet comenzaba su camino con pasos pequeños.  Todavía estaba la era analógica y la era digital parecía lejana, como si fuera algo de ciencia ficción, así que mis distracciones se ceñían a los programas de televisión (no había tantos canales como ahora ni la televisión a la carta con plataformas de televisión digital), a los libros, a los juegos de mesa, a escuchar música y, por supuesto, a salir con mis amistades.

Me levanté de la cama con resignación, me acerqué al mueble y recorrí con la mirada los libros de la estantería.  Los había leído casi todos.  Me fijé en uno en particular que había comprado a los libreros de la universidad, un día en que la profesora habló de los autores del Romanticismo: estaba encuadernado en marrón y tenía letras doradas.  Se titulaba Rimas y leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer.  Apagué la luz principal y encendí la pequeña lámpara de mi mesita de noche para crear un ambiente apropiado.  Regresé al calor de las mantas y me arrellané en ellas, dispuesta a pasar mi catarro de la mejor manera posible.

Rimas y LeyendasComencé a leer La cruz del diablo.  A medida que leía, me iba metiendo más y más dentro de las mantas.  La luz parpadeó junto con otro potente trueno, las gotas de lluvia golpearon las ventanas y las persianas bailaron con el viento.  Miré para todos lados, inquieta.  A lo mejor mi imaginación me estaba jugando una mala pasada, porque de repente me pareció que las sombras se movían en mi habitación, igual que la armadura maldita del señor del Segre.  ¿Alguna vez has sentido indefensión ante una historia y has tenido miedo hasta de cerrar el libro por temor a que salieran sus criaturas sobrenaturales?

Cuando pasé la última página de aquel relato, tuve conciencia del poder de las leyendas misteriosas del tardío Romanticismo del siglo XIX, que delataban un gusto por las tradiciones populares, revestidas de un carácter sobrenatural y hasta místico.  ¿Y qué pensarías si te dijera que el terror a lo desconocido y a lo maravilloso es algo ancestral?  Está en cada rincón y en cada historia donde lo normal da paso a lo paranormal, en cada superstición y en el inicio primitivo de las cosas.

Como diría mi querido Gabriel García Márquez: «El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo».  ¡Allí es donde nace el miedo a los sucesos desconocidos y a lo fantástico!

El concepto definitivo de paranormal que buscabas

Fenómenos paranormalesTe voy a dar algunas claves para que entiendas de qué va todo este asunto de lo paranormal.  Según la RAE: «Dicho de un fenómeno.  Que no puede ser explicado por los conocimientos científicos actuales, y es objeto de estudio de la parasicología».  El prefijo para, que proviene del griego, indica que algo está «al margen de», «junto a» o «contra de».  ¿Qué ocurre cuando antepones el prefijo a otra palabra?  Sugiere que la palabra compuesta no expresa la autenticidad de algo, pero tiene relación.  Como ocurre con las palabras paramédico, paramilitar o paralímpico, por ejemplo.  En pocas palabras, algo paranormal se asemeja a lo normal, pero no lo es.  Todo lo que se aleje de lo cotidiano, de lo habitual, puedes considerarlo como algo sobrenatural.

Si observas con detenimiento en los libros de historia, te darás cuenta de que el concepto ha cambiado a lo largo del tiempo.  En la Antigüedad, los fenómenos extraños tenían su explicación en la mitología, pues no existían las ciencias para aclarar los fenómenos de la naturaleza.  Si caía un rayo, le echaban la culpa al dios del trueno.  Y si las cosechas eran malas durante un año, el problema se lo cargaban a la diosa de la fertilidad.

Las enfermedades mentales eran consideradas como «cosas del diablo» y eran tratadas mediante exorcismos.  Gracias a los avances de la medicina, hoy día son tratadas como patologías.  Como ves, la idea general está relacionada con lo que es racional y tiene una explicación científica (ya sea con bases en la biología, la física o la medicina), y con lo que no.

Es posible que a estas alturas recuerdes ciertas actuaciones fraudulentas de los charlatanes y supersticiosos, que han dañado la imagen de aquellos que estudian de forma seria los fenómenos sobrenaturales.  Cuando ves a una persona vestida con túnica y turbante, frente a una bola de cristal, lo más probable es que te rías y te muestres incrédulo ante cualquier cosa que te diga.  Por este motivo, los investigadores serios recurren a la ciencia para tratar este asunto de manera rigurosa, para que no los acusen de locos.

Bertrand Meheus, un estudioso del folclor, considera que hay mitos arcaicos que se han reactualizado gracias al desarrollo de la tecnología y de la ciencia, pues el sentido de lo sagrado no ha desaparecido.  Al contrario, se transforma y se adapta.  Piensa por un momento en todas las leyendas, mitologías y folclor religiosos de muchas culturas: constituyen todo aquello que no se puede explicar racionalmente y pertenecen al estadio más primitivo del ser humano.  Las tradiciones permanecen en el inconsciente colectivo y aquellos enigmas y rituales mágico-religiosos son vistos, en la actualidad, como fenómenos de lo oculto o de otro mundo (en el que pueden coexistir hadas, duendes, fantasmas, vampiros, ángeles, demonios, extraterrestres y un montón de criaturas más).  De esta manera, se mezclan creencias antiguas y modernas, relacionadas con culturas ancestrales y con los mitos modernos de la era tecnológica y espacial.

Lo paranormal en la literatura

cuentos miedo fantasia¿Sabías que los cuentos de miedo y de fantasía, narrados por nuestros ancestros a la luz de la lumbre, son la base de la literatura paranormal?  Muchos relatos folclóricos provienen de los mitos de los pueblos, que trataban de explicar fenómenos irracionales y que servían como un modo de advertencia, por si te daba por curiosear en lugares prohibidos o para mantener el orden en una sociedad concreta.  Todos los horrores nocturnos, la fantasía, la magia, los miedos de la infancia y el gusto por las emociones fuertes forman parte esencial de la literatura paranormal, que ha evolucionado junto con los mitos y cuentos populares.

En la literatura paranormal se desarrollan muchos elementos que están dentro de la categoría de lo extraño.  Llegados a este punto, te preguntarás, ¿cómo puedes saber en qué género específico está este tipo de literatura, si te encuentras ante un cuento o una novela de fantasía, de terror o de ciencia ficción?  ¿Y si te dijera que no hay fronteras que la delimiten y que puedes hallarla no en un solo género, sino en varios?  Alucinante, ¿verdad?  Todos estos géneros se mueven sobre un mismo terreno y sus elementos no tienen por qué estar reñidos los unos con los otros, sino al contrario, se alimentan.  Por esta razón, puedes leer autores como Edgar Alan Poe, Homero, Lovecraft, Shakespeare, Los Hermanos Grimm, Bram Stoker o Julio Cortázar, por ejemplo, y ver que hay más puntos en común de los que imaginas.

La novela paranormal y sus características

En la novela paranormal las historias de ficción están ubicadas en escenarios donde ocurren fenómenos sobrenaturales a personajes normales, como tú o como yo.  Las criaturas que aparecen en estas historias son, por lo general, aquellas que escapan a nuestro entendimiento y que no tienen nada que ver con el género humano.  Cuando lees este tipo de novelas puedes encontrarte con las siguientes características:

1.      Seres sobrenaturales, mitológicos, tecnológicos o fuerzas invisibles en escenarios reales o conocidos: demonios, ángeles, vampiros, etc., que cohabitan en una ciudad cualquiera, como la tuya, y que son aceptados o no dentro de ese escenario.

2.      Personajes normales en escenarios extraños, donde nada es lo que parece ser: casas encantadas, montañas embrujadas, bosques oscuros, naves espaciales con una inteligencia artificial demoníaca, etc.

3.      Situaciones donde lo irracional, la incertidumbre y el miedo a lo extraño se mezclan en la vida de las personas y las ponen a prueba: todo lo que afecta al orden natural de las cosas y que conduce a un peligro desconocido.  Se rompen las reglas convencionales y te ves atrapado en algo que no comprendes, porque no puedes luchar contra lo que no conoces.  Estás ante un fenómeno inexplicable.

4.      Situaciones donde lo fantástico, inédito o no, se vuelve verosímil y las criaturas que allí aparecen tienen la oportunidad de compartir con personajes normales: como una especie de convencionalismo, en el cual los sucesos misteriosos se resuelven gracias a unas leyes establecidas dentro de la narración.  En este caso, puedes identificar el universo fantástico que te presenta la historia, ya no sientes miedo porque racionalizas los elementos fantásticos y los ves como algo posible dentro de esa realidad.

novela paranormalPara que te quede más claro aún, y como forma de conclusión, muchas veces puedes sentirte más confortable leyendo relatos de pociones mágicas o hechizos que leyendo historias donde los elementos de la realidad cotidiana se presentan sin alteraciones y sin embargo, sabes que no deberían estar allí porque hay algo que no encaja.  Los objetos mágicos, aunque sean extraños, muchas veces tienen una explicación dentro de las historias, mientras que lo otro, representa una contradicción dentro de lo conocido.

En una novela paranormal vas a encontrar a seres humanos en constante tensión debido a los escenarios o a las criaturas sobrenaturales.  Esta tensión es fundamental para que la novela funcione y el conflicto se desarrolle dentro de una historia con fenómenos inexplicables para la mente humana y para la percepción de la realidad.

Espero que todo lo que te he escrito aquí te haya servido para aclarar tus dudas al respecto.  Si quieres que hable de algún otro aspecto relacionado con este tema, escríbeme a mi correo electrónico valeriamarcon@yahoo.es y con mucho gusto te responderé.

¡Te espero!